Legalización de la marihuana: a favor o en contra

Publicado en octubre 22, 2008 por

64


Un gobierno de prohibición, un gobierno paternalista.

Por Carlos David Vargas Blasquez

La reciente propuesta de ley, presentada por el coordinador de la mayoría perredista, Víctor Hugo Círigo sin duda ha sido un tema que ha tenido bastante eco en los últimos días. Las tendencias ciertamente no han estado polarizadas prácticamente. Me refiero a que la gran mayoría ha estado en contra de dicha iniciativa. De hecho hasta ha dividido al PRD pues muchos integrantes de dicho partido se han declarado en contra y lo que es más, hasta han atacado al diputado Círigo por su propuesta de ley.

Hay varios puntos vulnerables en dicha propuesta. Concuerdo con que la regulación tendría que ser notablemente minuciosa. Quizás dicha iniciativa no ha presentado todos los puntos de regulación que a muchos podría satisfacer, pues sólo hemos escuchado algunos como que no se permitirá el acceso a los menores de 18 años o que los establecimientos de venta tendrían que estar al menos a unos mil metros lejos de una institución educativa. Lejos de esto, los beneficios no han sido realmente mencionados, simplemente los medios de comunicación han dado más lugar a la crítica que al apoyo de la iniciativa. Por ejemplo, he tratado de seguir el debate de este tema, en especial en la radio cuando me dirijo a mi escuela, uno de estos días, escuchaba el noticiero de Alejandro Cacho e Iñaki Manero cuando hablaron con Víctor Hugo Círigo y las preguntas que le hacían eran en forma de crítica o ataque. Eran algo así como: “Si no se puede regular ni la venta de alcohol a los menores de edad, ¿cómo se espera poder regular el consumo de esta droga?

Parte del ruido que ha hecho esta propuesta entre la sociedad y los medios es el “libertinaje” de poder consumirla, portarla y “hasta producirla” como varios comunicadores nos han hecho el favor de agregarle hasta un tono sarcástico. Esto ciertamente es bastante útil para los radioescuchas que consideran a algunos de estos líderes de opinión, al menos para ellos lo son. Claro está que si estas personas que son “expertos comunicadores, están al día en la información, son tan cultos que hasta tienen un programa de radio, etc.”, lo condenan o le dan una connotación negativa, pues que “así sea”.

No obstante y siendo objetivo, tanto la crítica como el apoyo que ha habido alrededor de esto, tienen sus fundamentos. El hecho de despenalizar el consumo de la marihuana sí podría traer graves problemas. De hecho es conocido por todos que la mayoría de los adictos a drogas duras, comenzaron por la marihuana. Esta siendo evidentemente la droga más inofensiva resulta en ese primer paso a dar en el mundo de las drogas. Pero bueno, si hay estos estudios, por qué no preguntar si esta gente también toma alcohol y fuma tabaco. La realidad es que sí y tal vez mucho antes de comenzar con la marihuana, habrán bebido alcohol y fumado cigarrillos.

Pero, ¿por qué esto no es condenado? Evidentemente por que son “drogas” socialmente aceptadas y legalizadas. ¿Por qué satanizar a la marihuana cuando sus efectos son de sedación, depresivos y relajación? Mientras que el alcohol en exceso enerva a sus consumidores. De esta manera, en esta desinhibición, se vuelven agresivos, pierden la dimensión de las cosas y sobra mencionar que son un peligro al volante. De hecho no recuerdo ningún suceso de violencia en alguno de los lugares que frecuento, en que los protagonistas de las trifulcas lo hayan iniciado por estar bajo las influencias de la marihuana. Por otro lado, cuantas veces no sabemos de problemas provocados por jóvenes alcoholizados.

Es muy fácil llegar a una sobredosis de alcohol mientras que nunca nadie ha muerto por una sobredosis de marihuana pues es prácticamente imposible de lograr.

El fumar marihuana evidentemente tiene sus efectos negativos. Afecta los pulmones, mata neuronas, pero un golpe en la cabeza, mata neuronas, inhalar el aire contaminado de la ciudad hace daño, simplemente el humo de los fumadores puede resultar a la larga, fatal aún para aquellos que no lo consumen directamente, el famosísimo problema de los fumadores pasivos. Entonces, ¿no es mucha la diferencia o sí? Simplemente es la connotación negativa por el simple hecho de ser una “droga”, igual que lo es el alcohol y el tabaco. Curiosamente resulta más adictivo el tabaco que la marihuana. ¿Cuántos jóvenes no mueren a causa del alcohol? Incluso los que no lo consumieron. En fin la marihuana ha sido satanizada de una forma bastante arbitraria. Quiero aclarar que no estoy a favor del consumo ni mucho menos. Simplemente quiero pensar que somos entes pensantes que pueden decidir el bien sobre el mal.

La gente que se quiera drogar, lo va a hacer sea esto legal o ilegal. ¿Por qué no mejor regular esto?

La prohibición, de entrada, abre grandes puertas para el crimen organizado pues resulta en un negocio multimillonario. De aquí precisamente es que se generan las mafias. Estas evidentemente adquieren un grandísimo poder y esto es por el poder económico que adquieren. Recordemos la famosa “ley del whisky” en los Estados Unidos. Esta política de prohibición del alcohol, redujo muy poco la cantidad de consumo. Además generó violencia por las grandes mafias que se hicieron que hasta nos regalaron personajes legendarios como “Al Capone”. Asimismo cuando esta política terminó los aumentos en el consumo del alcohol no fueron tan significativos.

Ahora bien, estamos hablando de un negocio multimillonario. Ese dinero evidentemente no es para el país. Es para esas mafias y así se fortalece el crimen organizado. Es precisamente por esto que tienen este tremendo poder. Este nivel económico que les permite, con la mano en la cintura, librar una guerra contra el Estado.

México es el productor principal de marihuana a nivel mundial según datos recientes. Este negocio multimillonario, al año representa una ganancia de 8 mil millones de pesos para los narcotraficantes. El gobierno está por invertir en la guerra contra el narcotráfico 7 mil millones. Mil millones menos de lo que le genera a los narcotraficantes tan sólo la marihuana al año. De esta forma habrá que pensar si la estrategia del gobierno en esta guerra es la más adecuada. Además de que el narcotráfico la está sosteniendo bastante bien, comienza la violencia hacia la sociedad civil y quizás esto vaya a empeorar hasta que la ciudadanía, por miedo, le exija al gobierno cambiar la estrategia. Entonces sí en ese momento, la guerra se habrá perdido.

Todo este dinero que el gobierno no genera con esto y que además de esto, sí invierta en la “lucha contra el narcotráfico” se podría ahorrar e invertir en educación, campañas educativas para concientizar a los jóvenes y que no consuman ni esta, ni ninguna otra droga o en centros de rehabilitación para los adictos además de utilizar ese dinero para regular esta norma de manera óptima y correcta.

Personalmente pienso que estamos acostumbrados a un gobierno paternalista. Un gobierno que sólo debe dar, que debe solucionar nuestros problemas y en este sentido muchas veces no hacemos nada al respecto, nada más que culpar al mismo. Debemos de hacernos cargo de nosotros mismos, aquellas posturas de que teniendo la droga al alcance, lo único que se va a hacer es fomentar la drogadicción y el consumo. ¿Por qué esperar que el gobierno haga todo por nosotros? ¿Qué no la educación comienza en nuestras casas y en las escuelas? Si el gobierno nos pone al alcance de la mano pistolas, ¿nos habremos de suicidar por que no podemos responsabilizarnos de nuestros actos y en cambio tendríamos que responsabilizar a “Papá gobierno”?

Muchas de los alegatos de varios políticos es que “México no está listo para la despenalización de la mariguana”. ¡Pues no! Cómo podríamos estarlo si nunca es nuestra responsabilidad sino la de nuestros dirigentes exclusivamente. Muchas veces se habla de los países europeos a los que les ha funcionado bien esta política, pero claro que ellos sí tienen cultura. Son países desarrollados, bien educados y de mente abierta. No quisiera ser fatalista pero entonces condenan a México de un país idiota.

Finalmente es un tema que tiene sus pros y contras. De aquí que es un interminable debate. Yo sólo pongo una última cosa en cuestión. ¿Quiénes serían los primeros en estar en contra de la legalización de la marihuana? Mi respuesta es: los narcotraficantes y qué casualidad que el mal estaría del lado de la virtud.

About these ads